Ser o… ser

Para escribir esto me inspiré en un breve monólogo escrito por Héctor Manrique, que me hizo darme cuenta de algo: no hay absolutos, todo es relativo. Avísenme qué les parece, a veces me creo escritora y necesito que me bajen de la nube:

Me gustan los macarrones franceses, me dan alegría, quizás soy burguesa. Leo a Joseph Stiglitz, debo ser de izquierda atemperada, pero duermo del lado derecho de la cama, así que soy de derecha. La mayor parte de mi música está en inglés, soy una cachorra del imperio. Crecí con Tío Simón… *inserte etiqueta aquí* Me encanta un mojito cubano, soy castrocomunista inflitrada. Mi abuelo manejaba gandolas, crecí en un barrio maracucho y no me sobra el dinero, eso quizás quiere decir que yo sí defiendo mi patria. Como mandoca, soy de centro… o medio torcida. Mi abuela era Wayuu, nada, yo soy indigenista. Nunca me gustó el “como vaya viniendo, vamos viendo”, ay sí, me creo la gran cosa. Critico al guarimbero y también al GNB represor, estoy confundida. Mis mejores amigas en el colegio eran las señoras de servicio, soy la vergüenza de las doñas de El Cafetal, el orgullo del chavista embelesado. Me gustan los Cocker Spaniel, soy medio inglesa. Mi sueño es adoptar un perrito mestizo, tengo la vena socialista latiendo en mi sien. Me gusta la arepa, soy neutral y objetiva (ciertas condiciones aplican). Leí cada libro de Harry Potter dos veces, soy una hija del imperio pero no he salido del closet. Me gusta la Billo’s Caracas Boys, soy de la cuarta. Uso CADIVI, soy de la quinta. Me creo postmodernista, ¿soy de la sexta? Mi madre y mi abuela me enseñaron a soñar, a querer superarme, seguro no tengo escrúpulos y soy una arribista. Aprendí a amar las estrellas, creo entonces que en el fondo apunto al norte imperialista. Creo que Marx tiene conceptos interesantes, Génesis, te has vuelto chavista. Me gusta el helado de chocolate, soy antiesclavista. Pregunto, soy una desestabilizadora. Indago, soy traidora a la patria. Critico, rompo la unidad. Pienso, ¿existo?

Podría escribir páginas y páginas sobre esto, conocido es nuestro afán por hablar de nosotros en la tribuna (como si tuviese una tribuna…), pero para cerrar, sólo quiero decirles o repetirles, que no hay absolutos, que las ideologías nos secan por dentro, que nos separan en compartimientos estancos, que nos hacen ciegos pensadores de fórmula mecánica. Que somos más que una categoría, más que un concepto. Somos más que una etiqueta en la frente, o el lugar donde compramos comida, más que el lugar donde estudiamos.

Que somos ese buenos días por la mañana, somos ese papelón con limón del almuerzo, que somos la arepa de la cena. Somos tres colores y ocho estrellas. Si ellos pueden estar en una bandera sin mayores disputas, ¿por qué nosotros no podemos estar de acuerdo en las diferencias? Dormimos bajo el mismo cielo, luchamos por el mismo pan, amamos la misma tierra.

Somos humanos…

Venezuela me eriza la piel, igual que a ti.

Advertisements

2 thoughts on “Ser o… ser”

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s